sábado, 26 de marzo de 2011

El Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona

Hace unos día tuve la oportunidad de visitar el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona , situado en la Calle Mallorca nº 283 (esquina C/ Pau Claris) de la capital catalana. Se trata de un antiguo palacete edificado a principios del siglo XX por Antonio Casares. Como palacete, podéis imaginaros la belleza del edificio. Lamentamente ese día, también se encontraba en el edificio el flamante Conseller d’Empresa i Ocupació de la Generalitat, Francesc Xavier Mena, que estaba oficiando una charla y que por ello , no puede ver la famosa sala de las columnas. Otra vez será.


Si arquitectónicamente el edificio tiene interés, lo tiene mucho más su biblioteca. No sólo por la preeminencia de la madera, intentado imitar el estilo de las bibliotecas inglesas de Oxford o Cambrigbe (o como dijo alguien, del colegio de Harry Poter), sino por su fondo documental con más de 300.000 volúmenes, cerca de 1.300 títulos de publicaciones periódicas y 50 bases de datos con contenido legislativo, jurisprudencial, doctrinal, de modelos y formularios. Lógicamente está especializada en Derecho y Ciencias Sociales y está considerada como una de las bibliotecas jurídicas más importantes de Europa

La joya es su fondo antiguo desde del siglo XII hasta el 1900, que la distingue de las demás bibliotecas jurídicas privadas europeas, compuesta de unos 800 pergaminos, 40.000 alegaciones jurídicas, 200 manuscritos antiguos y libros impresos , destacando 26 incunables (se llaman incunables a los primeros libros, desde la invención de la imprenta hasta el año 1500) y hasta 2.000 libros del siglo XVI.

La biblioteca está presidida por un busto de Raimond de Penyafort, que es el patrón del Colegio. Curiosa vida la de este personaje, que está canonizado por la Iglesia, gracias a ser el primer “windsulfista documentado” de la Historia, aunque antes de detallar sus milagros, debo decir que Raimond de Penyafort era en realidad un clérigo del siglo XIII que consiguió vivir hasta los 95 o 100 años, todo un record para la época. Se especializó en temas legales y escribió las Decretales de Gregorio IX, promulgadas por el papa Gregorio IX en 1234. Como tal y junto a los libros posteriores, fue el cuerpo de Derecho Canónigo que usó la Iglesia Católica hasta la aprobación del Código de Derecho Canónigo en 1917. Actuó como inquisidor del Reino, asesor jurídico y se encargó del oficio de confesor y consejero del Rey Jaume I . Tanto fue decisiva su intercesión en favor del rey Jaume I en la causa de excomunión consiguiendo que se levantara (1237). De ahí su milagro que le hizo merecedor del titulo de ser “el primer windsulfista”. Se cuenta que el rey, al cual le gustaba pecar muy a menudo, no se le ocurrió otra cosa que enviar a su confesor (y se supone que principal obstáculo para conseguir pecar ) a Mallorca, recién conquistada por los catalanes. Una vez en Mallorca, al enterarse el clérigo de las andanzas del rey, decidió utilizar su capa como embarcación (su capa era la tabla y la vela ) y presentarse en Barcelona proveniente del puerto de Soller en Mallorca, para fastidiar la fiesta a su rey. Un gran milagro en ojos de todo el mundo, incluido el contrariado rey.

En el piso superior de la Biblioteca existe una pequeña sala llamada “Sala dels Usatges”, que durante la época franquista albergó alguna que otra reunión clandestina. En esos años, también hubo polémica por el nombre de la sala, ya que “els Usatges” son los usos y costumbres recopilados desde los siglos XI y XII que forman la base del derecho civil catalán, que como sabéis , es diferente al español. Todo esto en la España “de una , grande y libre” no estuvo demasiado bien visto. Sea como sea, el nombre se quedó ahí.

En esa misma planta se abre un pequeña maravilla con sorpresas increíbles. Por ejemplo, se conservan tres constituciones catalanas, la de 1493 (promulgada por las Corts en tiempos de Fernando El Católico, rey de Aragon) , de 1585 promulgada por les Corts de Montsó y la más curiosa , la Constitució de 1705, promulgada ni más ni menos que por ¡¡¡Felipe V!!!! en la época que hablaba catalán en la intimidad. Como ya se sabe, de la misma forma que ocurrió en época más cercanas a otros que hablaban catalán en la intimidad, el hombre se torció y acabó pasando lo del 11 de Septiembre de 1711 promulgando después el Decreto de Nueva Planta que abolía las leyes de Catalunya. ¿a qué os suena eso? . Lo dicho hablar catalán en la intimidad, no debe ser bueno.

También se encuentran todos los números del Diari de Barcelona, uno de los diarios más antiguos de Europa, desde 1792 hasta su definitiva desaparición en su formato papel, en el año 2009. Pude hojear una edición del 1808, en plena ocupación napoleónica, escrita en francés y en catalán, otra del 1902 dónde aparecía un anuncio publicitario que decía haber encontrado un remedio infalible para la Diabetes y una edición del 1937, en plena Guerra Civil, donde el diario fue colectivizado y convertido en el órgano de difusión de un partido llamado Estat Català.

El fondo documental es impresionante, y va desde los diarios de sesiones de las Cortes de Cadiz del 1812 hasta las Cartas de Indias, así como todos los Boletines Oficiales del estado, de la Provincia y de la Generalitat existentes. Y miles y miles de libros más, que me hicieron sentir entusiasmado por unos momentos como el protagonista del libro de Umberto Eco “El nombre de la Rosa”.

Desgraciadamente, la visita a la Biblioteca del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona sólo se permite a abogados colegiados y a sus familiares o formando un grupo y concertando una visita guiada. Una pena.

6 comentarios:

Vicent dijo...

Fascinante visita turística.
Por cierto, ¿aún sigue a las puertas aquel señor que estuvo durante años, lloviera, tronase o se le acabaran los cigarrillos, con dos pancartas protestando por "els malusatges" de algunos miembros del gremio?

Carme dijo...

Plas,Plas,plas!!!!!...que visita mas guay!!!!!...¿y como te has colado allí??..¿que habia pica-pica de ganchitos despues???..que nos conocemos!!!!!!je,je,je!!!

Toni Perico dijo...

Vicent: El día de la visita el señor que comentas no estaba, por lo que sé si ya ha decidido persitir de su protesta o simplemente ese día tenía otras cosas (mejores o no) que hacer.

Siento no poderte ayudar en este partícular

Toni Perico dijo...

Carme:
A pesar de mi patética reputación, todavia me dejan entrar (o colarme) en muchos sitios.

Prometo solemnemente que no me llevé los bolis de los colegiados

masbirras dijo...

Interesante visita.... desconocía la historia de ese lugar

masbirras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.